JULIO CORTÁZAR Y EL CIBERESPACIO: ANÁLISIS DEL RELATO “LAS CARAS DE LA MEDALLA”, UBICADO EN EL CERN

Me permito señalaros un texto que acabo de redactar sobre LAS CARAS DE LA MEDALLA,
relato de Julio Cortázar publicado en 1977 que, en mi entender, hoy día
puede ser releído comn extraña premonición del universo de las redes, y que se ubica
de entrada en los mismos laboratorios del CERN de Ginebra …
**
Este texto mío existe por ahora únicamente en lengua castellana.
Se puede hallar en mi sitio YATRA:
http://yatrarollason.info/files/CortazarCERNrev.pdf
encontrándose tambien accesible desde la bitácora argentina REVISTACOARTADAS
(sobre la cual encontraréis otro mensaje en esta mi bitácora, con la misma fecha de éste):
http://revistacoartadas.blogspot.com/
(entrada 9-VIII-07).
**
Extracto de mi texto:
**
“Las oficinas del CERN”: lectura para la era de las redes del cuento
“Las caras de la medalla”, de Julio Cortázar
**
Nos enseñó Borges que cada escritor crea sus precursores, y se puede añadir que cada creación
humana los crea también, y máxime una creación tan proteica y multiforme como la que llamamos
la Red, o Internet. Se sabe que otro creador argentino, Julio Cortázar, al igual que Borges, es muy a
menudo considerado como uno de los escritores cuyas obras prefiguran, anticipándola por unas
décadas, la realidad actual del ciberespacio. En esta óptica, puede parecerle excepcional al lector de
hoy el que exista un relato del autor argentino cuya intriga comienza en un lugar tan privilegiado
para la historia cibernética como los laboratorios del CERN, el muy famoso Consejo Europeo para
la Investigación Nuclear (Conseil Européen pour la Recherche Nucléaire) en Ginebra donde, más
tarde y en el mundo real, Tim Berners-Lee había de desarrollar la World Wide Web, la Telaraña
Mundial. El cuento, publicado por primera vez en 1977, se intitula “Las caras de la medalla”, y se
encuentra en el volumen 3 de los Relatos del autor (Madrid: Alianza, 1985, pp. 168-181). Hoy por
hoy, esta ubicación en el CERN salta de las páginas para asustar la mirada del lector de la
generación de las redes. Si aceptamos la elección borgeana de la lectura retroactiva que transfigura
la obra, nos resultará casi obligatorio releer este relato, ya no según los parámetros del momento en
que se ideó, ya no encarando el CERN como instituto de física particular e investigaciones
nucleares, sino como la cuna de la Telaraña y, por ende, un espacio preeminente de transformación
planetaria y relacional. Incluso la palabra “telaraña” ocurre en el cuento de Cortázar (“la obligación
de coexistir tantas horas por semana fabrica telarañas de amistad” p. 169).
 
El relato “Las caras de la medalla” narra una historia de amor y desamor entre Javier y Mireille,
dos investigadores que se conocen en el CERN. La narrativa oscila, siguiendo una estrategia más
bien desconcertante, entre la tercera persona y el plural de primera persona. A través del entramado,
se plantean temas como las relaciones humanas, la cultura (“alta” pero también “baja”), el trabajo y
el cosmopolitismo una gama de asuntos dentro de la cual cada inquietud se relaciona, de una u otra
manera, con la entonces futura realidad de Internet. Nosotros, lectores del siglo XXI, ya sabemos
que la invención de Berners-Lee ha transformado, precisamente, las relaciones interpersonales, las
prácticas culturales, las formas de trabajar y la comunicación internacional. Queda por saber si en
esta narrativa de Cortázar la premonición es más bien alentadora o amenazadora, si el nuevo
universo relacional que esboza se parece al nuestro y, si hay parentesco, qué podemos aprender para
nuestro mundo de hoy a partir de la relectura de un artefacto del pasado reciente que, efectivamente,
nos imponen esas siglas fatídicas, CERN.
**
 Nota agregada el 23-II-2012:
 
Este texto también existe en lengua inglesa:
« The Offices of CERN »: A Reading for the Internet Age of Julio Cortázar’s « Las caras de la medalla », Creative Forum (New Delhi), Vol. 24, No. 1-2, June-December 2011, pp. 107-119;
 
 

One response to this post.

  1. Posted by Edgar on 15 September, 2011 at 06:05

    Te felicito por el trabajo. Me encanto tu analisis.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: