BITÁCORAS DE SOLEDAD – libro de relatos de Héctor Domingo (México)

 
Acaba de salir el libro de relatos BITÁCORAS DE SOLEDAD (ISBN
978-1-4537-1915-6), de la autoría del prometedor escritor mexicano Héctor
Domingo (Arandas, Jalisco, 1971–), quien ya ha publicado tres libros de
cuentos para niños, además de varios relatos para adultos en revistas
latinomericanas, y tiene sitio propio en:
www.hectordomingo.com.mx

Incluye el cuento ‘Bonfilio’, que ya fue publicado en el No 19 (enero de
2008) de la revista electrónica mexicana SEXTANTE (véase mención en esta
bitácora, entrada 23-1-08).

A continuación podéis leer mis comentarios sobre este libro.

**

La bitácora es, tradicionalmente, parte de un bajel marítimo, el armario cerca del timón donde se guarda la brújula y, a su lado, un cuaderno que narra el historial y el hado de la nave y es pertenencia del capitán. A la vez, hoy día en el idioma castellano el término cuaderno de bitácora, o, lacónica y metonímicamente, bitácora, ha pasado a ser alternativa casticista para significar algo bien moderno, el diario de a bordo de una mente o vida individual que en el hegemónico inglés se llama weblog o, corrientemente, blog, tomando su origen de ese mismo cuaderno de bitácora, que en aquel idioma es logbook o log. Quien como Héctor Domingo elige denominar sus relatos de bitácoras se encuentra, así, a medio caballo entre tradición y modernidad, bicéfalo como un Jano, una de cuyas cabezas mira una tradición literaria de aventuras mientras la otra contempla el universo presente y futuro de las redes.

 

Hallamos en la cubierta del volumen una sugestiva imagen: la de una botella lanzada al mar, en cuyo interior hay una hoja portadora de algún mensaje. Aquí el lector pensará en ese gran cuento marítimo de Edgar Allan Poe, ‘Manuscrito hallado en una botella’ (‘MS. Found in A Bottle’), relato que ya tuvo vástago latinoamericano en el ‘Manuscrito hallado en un bolsillo’ de Julio Cortázar. La narrativa onírica y fantástica del cuento de Poe, diario de a bordo de un ex-anticuario que viaja en dos navíos, uno real que naufraga y otro fantasmal que lo lleva a un terrorífico destino, se redacta con material de escribir que el protagonista consigue pillar de la cabina del capitán. De algún modo, así, el relato del gran norteamericano es no sólo mensaje echado al mar sino también una suerte de bitácora.

 

Es cierto que la bitácora de la época cibernética se estructura según un principio de cronología invertida, apareciendo en primer lugar los eventos más recientes. En ese aspecto, estos seis relatos, las bitácoras de Héctor Domingo, son más tradicionales, pues conservan la cronología creciente (en vez de decreciente) de la narrativa linear más familiar. No obstante, estas seis bitácoras forman una secuencia inédita, pues aunque cada cuento nos da a conocer a personajes diferentes, la secuencia de las entradas nos conduce desde el mes de enero en el primer relato hasta el de diciembre en el último, así constituyendo a sus ficticios sujetos como protagonistas de un año ritual (si bien un año que no llega ni a Navidad ni a Saturnales, pues todo acaba cuando amanece un enigmático 12 de diciembre …).

 

A través de esos seis relatos, conocemos a una serie de personajes que rechazan, o a quien se les quita, los lazos familiares que los amarran a la sociedad. Hay empleos que se pierden, contratos que se anulan, expulsiones de domicilio, gente a quien se secuestra o a quien se interna por enfermedades inexplicadas. A la vez y no obstante, cada cual de estos protagonistas sin timón ni brújula tiene su cuaderno y escribe su bitácora, relación que constituye su propia historia y en cuya composición se autoobserva, autocomenta y, a fin de cuentas, autodefine. Son bitácoras de soledad, y en ellas hay soledades terribles, epopeyas de la comunicación frustrada, del anhelo por una solidaridad inalcanzable, que podrían recordar al José Saramago de una novela como Todos los nombres. Al tiempo y pese al extraño ambiente de enajenación que domina en el universo de estos cuentos, hay, como en Saramago, siempre un corazón humano que late, que rechaza la deshumanización de lo cotidiano y anhela una alternativa utópica y tal vez, quién sabe, incluso posible – utopía que luce en el mismo acto de escribir, de compilar, de crear y autocrearse a través de esa actividad, hoy día eminentemente actual, de ir urdiendo y tejiendo esas narrativas del ser en evolución que nosotros, como los buenos hijos del ciberespacio que ya somos, llamamos bitácoras.

 

Christopher Rollason, 2008

**

Esta reseña ha aparecido también en el número 30 (sept de 2008) de SEXTANTE (cf. mención y url arriba) – véase entrada para el 10-X-08.

**

NOTA 1), añadida el 8-I-09:

 He traducido yo mismo el relato "BONFILIO" al inglés. Para información, véase esta bitácora, entradas: 4-I-09.y (para la publicación de la traducción en la revista india PROSOPISIA) 25-VI-09 

**

NOTA 2), añadida el 30-VI-09:

Ha salido una 2a edición del libro de Héctor:

Guadalajara: Ediciones de la Noche, 2009, ISBN 978-970-764-741-1

Para fotos del estreno de esta edición, véase entrada del mismo 30-VI-09 en esta bitácora.

 

**

Nota 3), añadida el 2-VII-09:

 

En su libro de relatos BITÁCORAS DE SOLEDAD, Héctor Domingo ha sabido apropiar para fines literarios algunas características del género cibernético que se denomina blog/weblog/bitácora, fechando los eventos de sus narraciones a través de la duración de un año calendario (si bien no utilizando la cronología al revés que caracteriza las verdaderas bitácoras, sino la clásica, la lineal). En este marco, cabe mencionar otra obra literaria reciente que emplea parecida estrategia. Me refiero al poemario CUADERNO DE BITÁCORA, de la autoría de Borja Menéndez, publicado en 2008 (107 páginas, Madrid; Ediciones Antigona: http://www.edicionesantigona.com). El poema principal de este volumen (hay más poemas sueltos al final) se estructura, al igual que el libro de relatos de Héctor Domingo, como un "diario de a bordo" (aunque, aquí también, observando la clásica cronología lineal), constituyéndose como una secuencia de subpoemas, cada uno encabezado con una fecha, del 1 de enero en adelante (otra vez como en el libro de cuentos del mexicano). no todos los días están representados, saltándose, por ejemplo, del 5 al 9 y del 9 al 13 de enero. Los (sub)poemas son lacónicos y casi imagistas, privilegiando la intersección entre el mundo del conocimiento y el de la temporalidad. Citemos éstas líneas, de la página 30: ‘Al fin el viaje termina,/ casi como empezó,/ frenazo, empujón y tosido./ Es la próxima parada/ Ciudad Universitaria.’ Borja Menéndez también tiene su bitácora propiamente dicha, en donde aparecen otros poemas, en: http://elalmagesto.blogspot.com.

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: