PERDURA LA POESÍA – PACO IBÁÑEZ AL VIVO (ESCH-SUR-ALZETTE, LUXEMBURGO – 27-III-2014)

En los medios culturales hispanos, se conoce a Paco Ibáñez como el músico que, todavía en pleno franquismo, logró ganar a un nuevo público para la poesía de lengua española, tanto clásica como moderna, por sus excepcionales arreglos vocales, accesibles a todos y a la vez totalmente respetuosos de los textos. Parece que todo aquello fue de otra época, y no obstante, el cantor y guitarrista sigue más que vivo, siempre dando espectáculos a los 79 años cumplidos y demostrando que su voz no ha perdido nada de su muy especial timbre.

En el espectáculo que protagonizó en el Teatro Municipal de Esch-sur-Alzette (Luxemburgo), el 27 de marzo de 2014, Paco Ibáñez alternó el canto con la plática al público, expresándose principalmente en francés, idioma que domina perfectamente ya que pasó una buena treintena de años de su vida en París. Recordó, así, sus orígenes peninsulares (nació en Valencia, vástago de padre valenciano y madre vasca) y sus vivencias parisinas en un ámbito bohemio hispano-latinoamericana en plena ebullición (contó cómo fue allí el propio Pablo Neruda quien le instó a que musicara sus poemas), a la vez que no dejó de prestar el debido homenaje a ese recién fenecido maestro de la música hispana que fue Paco de Lucía.

Paco Ibañez entrada

La publicidad había anunciado un espectáculo con el título ‘Paco Ibáñez canta a los poetas latinoamericanos’, sin duda a la luz del último disco del cantante, del mismo título, que se dedica efectivamente a ese tema. No obstante, y si bien el cantor incluyó media docena de canciones de ese nuevo CD, en los hechos ofreció un surtido bien más amplio de su periplo a través de la poesía y la música hispanas.

Así, empezó con su interpretación de una obra maestra de la poesía española clásica del lejano siglo XV, las ‘Coplas por la muerte de su padre’, de Jorge Manrique. Siguieron poemas de los maestros del Siglo de Oro, Luís de Góngora (‘Déjame en paz, amor tirano’) y Francisco de Quevedo (‘Es amarga la verdad’), ambos sacados del disco de 1967 que bien puede ser su más conocido e influyente, ‘La poesía española de ahora y siempre’. También representó la variopinta tradición peninsular el medieval ‘Romance de Abenámar’, y, en un par de interpretaciones significativas, el músico homenajeó igualmente a otras tradiciones lingüísticas y culturales del Estado español, solidarizándose con los idiomas vasco y gallego al cantar composiciones en sendas lenguas ibéricas.

Tampoco fue ausente la tradición más moderna de la poesía en lengua castellana, pues Paco Ibáñez interpretó, igualmente, un poema de León Felipe y el tema de José Agustín de Goytisolo, de cariz popular, ‘Me lo decía el abuelito’ – y nada menos que tres temas del poeta español de mayor proyección internacional del siglo XX, Federico García Lorca, concretamente dos textos de su poemario ‘Canciones’ (‘Canción de jinete’ y ‘Córdoba’) y un extracto de su inmortal obra teatral ‘Yerma’.

Paco Ibañez programa

La poesía latinoamericana (y así el contenido del nuevo disco) fue representada por obras oriundas de Chile, Argentina y Cuba. El mayor protagonismo le tocó a Pablo Neruda, con interpretaciones de dos textos sacados de su famoso libro ‘Veinte poemas de amor y una canción desesperada’, y el menos conocido pero emocionante ‘La muerte de Melisenda’. Los otros poetas latinoamericanos homenajeados fueron la argentina Alfonsina Storni, con dos temas, y el cubano Nicolas Guillén, con ‘Soldadito boliviano’, su poema-tributo a otro argentino, Ché Guevara.

Paco Ibáñez tampoco pasó de alto el universo de la canción propiamente dicha, concluyendo el espectáculo con interpretaciones de una composición del argentino Atahualpa Yupanqui y, como recuerdo de sus tiempos pasados en Francia y para mayor deleite de un público bien conocedor del cancionero galo, el muy conocido tema del emblemático Georges Brassens, ‘Les copains d’abord’.

El acompañamiento musical fue discreto, pero escogido con muy buen gusto. Efectivamente, el cantante apareció en primer lugar solo, acompañándose a sí mismo en la guitarra. Más adentro del espectáculo, fue invitando, uno a uno, a sus músicos para apoyarle a título individual, beneficiando, así, en los temas de Alfonsina Storni, de la atmosférica colaboración del bandoneonista argentino César Stroscio, y en los de García Lorca de la aportación en la elocuente guitarra flamenca de Mario Mas. Refiramos también la presencia en algunos temas de Gorka Benítez, en saxófono y flauta. Para las dos últimas músicas y rompiendo con el esquema minimalista, intervino la entera banda de los cuatro. Las contribuciones de los acompañantes fueron, en cada momento, enormemente loables y totalmente en sintonía con los textos y su interpretación vocal.

Paco Ibáñez es, evidentemente, una leyenda viva de la canción española, y se puede afirmar que es casi un milagro que siga hoy tan en pie como para poder comunicar por su voz la esencia de la poesía hispana así como lo hacía decenios atrás. Para el autor de esta reseña, que ya presenció espectáculo del cantor hace 35 años (en Coimbra, Portugal), el volver ahora a escucharlo al vivo fue un auténtico privilegio que jamás olvidará.

**

El sitio oficial de Paco Ibáñez se ubica en: http://www.aflordetiempo.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: